You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.

ASI EMPEZO TODO

Corría el año 1945, tiempos de postguerra, depresión económica… Eugeni Aguilar, un chico de 14 años, encontró un trabajo en una pastelería de Barcelona, la prestigiosa Llibre i Serra, en la Ronda de Sant Pere. Inició su aprendizaje en la sección de chocolatería y bombonería, trabajando jornadas de hasta diez horas seguidas en el obrador, rodeado, eso sí, de los grandes maestros chocolateros de aquella época.

Al cabo de los años, al adquirir los conocimientos necesarios, se convirtió en oficial, y de allí ascendió a encargado.

Francesc Baixas, gran amante del chocolate y maestro pastelero, le ofreció a Eugeni Aguilar crear la sección de bombonería al interior de su prestigiosa pastelería Baixas, en la calle Muntaner de Barcelona, oportunidad que no pudo dejar pasar.

El cacao, así como el azúcar, en ese entonces, eran bienes escasos. Obtener productos de calidad de los materiales a los que se podía acceder en España en ese tiempo era una tarea compleja. Así y todo, con los años, Eugeni y Francesc, lograron que los chocolates y los bombones Baixas llegaran a considerarse de los más renombrados de España.

Josep secunda ese camino al empezar a trabajar al lado de su padre, desde muy joven también, adquiriendo, de ésta manera, sus primeras nociones del oficio. Bombones Cornet nace siguiendo los pasos de Eugeni y se desarrolla aprendiendo básicamente de la “nouvelle chocolaterie”  francesa y belga. Hoy, para dar vida a sus creaciones combinan las nuevas tendencias adquiridas, con las enseñanzas de todos los viejos maestros chocolateros de los que se forjaron los conocimientos familiares.